Gameboard-1, el juego de tablero que sustituye el tablero por una pantalla táctil

Muchos auguraban que los móviles y las tablets acabarían con los clásicos juegos de tablero. Algo que, por supuesto, no ha ocurrido. Como tampoco la televisión acabó con la radio, Netflix con los cines, etc. Al contrario, los juegos de tablero gozan de buena salud. Gameboard-1, lejos de querer sustituirlos, nos ofrece un interesante híbrido que mezcla lo mejor de este tipo de divertimento con los videojuegos modernos. Se trata de un juego de tablero que sustituye el tablero por una pantalla táctil.

El concepto ya se ha intentado antes, pero esto no es una tablet con dados y figuritas. Es una plataforma muy bien pensada, diseñada por Ryan Wyatt, uno de los creadores de la consola Xbox que también participó en el diseño de la PlayStation 3.

Gameboard-1 es, en esencia, un consola de juegos de tablero. Se conecta a una tienda en la que puedes adquirir docenas de juegos clásicos, desde el parchis a la oca, que los descargas en la memoria del tablero. Hay también juegos aumentados mucho más elaborados.

Juego de tablero digital
Los juegos que se van a crear para el sistema tendrán fichas y dados tradicionales pero la pantalla los reconocerá, de forma similar a cómo los mandos de la Nintendo Switch reconoce las figuras amiibo, y las utiliza en los juegos.

Cuando se sitúan diferentes figuras en el tablero se generarán diferentes efectos visuales, música y otras sorpresas, que aumentan la intensidad de los juegos tradicionales.

Muchas fichas se podrán convertir en versiones virtuales para jugar en lugares poco convencionales, como un tren, sin temor a que se pierdan.

El tablero de Gameboard-1 tiene un enorme tamaño de 40 x 40 centímetros, con una resolución de 1920×1920 píxeles, y un cristal protector que lo protege de arañazos y golpes.

Posee un procesador de 64 bits con 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento, 4 altavoces, 4 micrófonos, y sistema operativo propio TLGOS diseñado específicamente para este tipo de dispositivos.

Se conecta a Internet a través de WiFi y puede conectarse a los móviles por Bluetooth, para usarse como métodos de control o tableros adicionales. Tiene también dos puertos USB Tipo C y una batería que le proporciona una autonomía de 4 horas.

Una de las ventajas de Gameboard-1 con respecto a un juego de tablero, es que puedes jugar partidas contra la IA, y también con jugadores de todo el mundo a través de Internet.

Si te gusta la idea, busca financiación en KickStarter, aunque ya ha recaudado lo que necesitaba. Cuesta 313 euros la versión más básica, pero hay otras con más accesorios y extras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *