¿Existen remedios naturales para la hepatitis?

Visitas : 201

Existen remedios caseros para combatir la enfermedad de la hepatitis. No obstante, es importante saber que la consulta médica es indispensable, así como también lo es seguir el tratamiento indicado por el profesional para tratar esta afección.

De igual modo, también es positivo conocer las diferentes variantes de esta patología. Descubre en este artículo más información sobre esta patología y soluciones naturales para ayudar a tratarla. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede originarse por un virus. Otras posibles causas son el consumo prolongado de alcohol, la exposición a productos químicos tóxicos o la sobredosis de algunos medicamentos.

Existen tres tipos de hepatitis: A, B y C. Las tres presentan síntomas similares, que en principio son parecidos a los de la gripe.

Estos síntomas son: fiebre, fatiga, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal y de las articulaciones e ictericia, el más característico. La ictericia es cuando la piel u ojos cambian a un color amarillento.

Tipos de hepatitis

La hepatitis del tipo A se puede erradicar, pero las del tipo B y tipo C son muy difíciles de curar. Entonces, se podrían transformar en hepatitis crónicas.

La hepatitis del tipo A es del tipo viral y suele ser muy aguda, pero en algunas semanas se puede curar. Las del tipo B y C pueden durar toda la vida y lo que se logra es eliminar los síntomas, pero la enfermedad continúa en el cuerpo.

Remedios naturales

Recuerda que las siguientes opciones pueden ser alternativas para complementar el tratamiento médico, pero de ninguna manera pueden reemplazarlo. Consulta con tu médico antes de utilizarlas para evitar posibles efectos secundarios.

Alcachofa

Alcachofa para tratar la hepatitis

La alcachofa aumenta la eficiencia de la función hepática y favorece la función biliar, según estudios. Esto sucede porque ayuda a la digestión de las grasas, pese a que, como se afirma en la investigación citada, no es efectiva para enfermos de hepatitis C.

Se puede conseguir en extracto o hacer una infusión. Con el extracto de alcachofa, hay que seguir las indicaciones del productor. La infusión se hace con 2 cucharadas de hojas secas por cada litro de agua hirviendo. Se puede tomar hasta 3 veces al día, antes de las comidas.

Remolacha

De acuerdo con investigaciones, la remolacha promueve la regeneración de las células del hígado. Es recomendable combinarla con otras frutas o verduras.

Popularmente se dice que la mejor mezcla para el hígado es con jugo de limón (no está comprobado por la ciencia). Para prepararla, se mezclan en la licuadora el jugo de dos limones con una remolacha pelada y picada y se toma de inmediato.

Bardana y diente de león

Diente de león para la hepatitis

Estas hierbas se deben tomar combinadas. Limpian el hígado y la sangre, por lo que pueden resultar efectivas para tratar la hepatitis.

La infusión con diente de león funciona como tónico para el hígado, ya que tiene alto contenido de potasio, estimula el sistema digestivo y aumenta la producción de bilis. La infusión de raíz de bardana es diurética, antioxidante y tiene acción antinflamatoria.

Cardo mariano

Cardo mariano para la hepatitis

Se consume el extracto de cardo mariano que se obtiene de las semillas, denominado silimarina. Este compuesto puede ser beneficioso para la hepatitis y otras enfermedades hepáticas.

Se consigue en extracto sin alcohol o en cápsulas. En teoría, se deben consumir de 200-400 mg por día, pero es preciso consultar esto con el médico. Ayuda a la curación y reconstrucción del hígado.

Ligustro

El ligustro es un agente restaurador y antinflamatorio que ha sido probado como beneficioso para tratar la hepatitis C. Se consumen las bayas, que son de sabor dulce amargo. No obstante, no se debe consumir si se está con diarrea.

Se pueden comprar en cápsulas y consumir en dosis de 5-15 gramos por día o como infusión. Se prepara con 1 cucharadita, o media, de bayas machacadas por cada taza de agua hirviendo.

Cúrcuma

Cúrcuma para la hepatitis

La cúrcuma una especia muy difundida en la India. También es uno de los ingredientes principales del conocido curry. Se utiliza la raíz y también se puede tomar su principio activo, la curcumina.

Es muy recomendable agregarla para sazonar las comidas o se puede consumir directamente el polvo. También puedes hacer una infusión con 4 cucharaditas por litro de agua caliente.

Se bebe fría, hasta 4 tazas al día. Desintoxica el hígado, mejora su funcionamiento y aumenta la producción de ácidos biliares.

Hoja de olivo

La infusión de hojas de olivo es un agente antifúngico muy potente. Además, tiene numerosas propiedades para la salud, por lo que podemos tomarla a menudo.

Es recomendable realizarla con 40 gramos de hojas frescas machacadas por litro de agua hirviendo. Se pueden tomar hasta tres tazas diarias.

Phyllanthus

Es más conocido como Chanca Piedra o Quiebra Piedra. Es recomendable para combatir la hepatitis B. Ayuda a tratar los síntomas de la enfermedad, aunque se sigue siendo portador. Es una hierba y se debe preparar en infusión.

Estos remedios caseros para combatir la hepatitis son fáciles de hacer. No obstante, recuerda que en todo momento debes seguir las instrucciones de tu médico. Es importante que no des por terminado ningún tratamiento si el médico no lo ha autorizado.

Diez consejos para limpiar el hígado

 

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *