enfermedad en las trompas de Falopio

El hidrosalpinx es una de las causas más frecuentes de infertilidad femenina. Es una enfermedad que afecta a las trompas de Falopio, que son dos órganos del aparato genital de las mujeres. El término proviene de hidro (que significa ‘agua’) y salpinx (que significa ‘trompa de Falopio’).

Consiste en que una o ambas de las trompas están bloqueadas. El problema es que este bloqueo impide que los óvulos desciendan hacia el útero. Por eso la fecundación se vuelve muy complicada y, en algunos casos, imposible.

Muchas mujeres que sufren hidrosalpinx lo desconocen hasta que tratan de quedar embarazadas. No obstante, es posible que aparezcan síntomas que ayuden a identificar el problema. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber.

¿Qué es el hidrosalpinx?

Antes de comenzar a explicar en qué consiste el hidrosalpinx es importante conocer qué son las trompas de Falopio. Según explica un artículo, son unas estructuras tubulares que conectan los ovarios con el útero.

Los ovarios producen los óvulos, los que son el gameto femenino necesario para la reproducción. Los óvulos descienden por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Casi al final de este recorrido son fecundados por un espermatozoide. Después se implantan en la pared uterino.

Lo que ocurre en el hidrosalpinx es que las trompas de Falopio están obstruidas. La razón es que se produce la acumulación de líquido en ellas, haciendo que se dilaten y que el óvulo no pueda descender.

Podría interesarte: Salpingitis o inflamación de las trompas de Falopio

Tipos de hidrosalpinx

El hidrosálpinx, tal y como señalan en Reproducción Asistida, se suele dividir en dos grandes tipos. El primero es el unilateral. Hace referencia a cuando solo una de las dos trompas está obstruida. En este caso, el otro ovario sí puede producir óvulos que alcancen el útero.

Por lo tanto, aunque es más complicado que en una mujer sana, se podría producir la fecundación. Por otra parte, encontramos el hidrosalpinx bilateral. En este caso las dos trompas de Falopio están obstruidas. La probabilidad de que la mujer quede embarazada por métodos naturales es casi nula.

Trompas de falopio.
La obstrucción de las trompas de Falopio impide el descenso natural del óvulo para la fecundación.

¿Qué causa esta patología?

La mayoría de los casos son a consecuencia de una infección crónica de las trompas de Falopio. A su vez, las infecciones suelen ser por enfermedades de transmisión sexual. Muchas cursan de forma asintomática. Por eso se cronifican y acaban produciendo daños.

Los dos gérmenes que más se asocian a la aparición de hidrosalpinx son la clamidia y la gonorrea. Sin embargo, es importante destacar que, además de las infecciones, hay otros factores que pueden desencadenar esta enfermedad.

La obstrucción de las trompas puede estar relacionada con procedimientos quirúrgicos que se hayan realizado previamente. Del mismo modo, tener antecedentes de un embarazo ectópico o sufrir endometriosis son factores de riesgo. Incluso, el hidrosalpinx podría ser consecuencia del uso de un DIU (dispositivo intrauterino).

La mayoría de las mujeres que padecen hidrosalpinx no sufren síntomas. Suelen darse cuenta cuando se les realiza un estudio de fertilidad por no poder quedar embarazadas.

No obstante, hay un porcentaje bajo de mujeres que sí sienten dolor en el vientre de forma recurrente. También puede haber fiebre y malestar general. Aunque es menos frecuente, la secreción vaginal puede tener un olor desagradable.

¿Cómo se diagnostica el hidrosalpinx?

Como acabamos de señalar, la mayoría de los casos de hidrosalpinx se descubren al realizar un estudio de fertilidad. Para poder diagnosticarlo es fundamental el uso de ciertas pruebas complementarias.

Una de las más básicas es la ecografía transvaginal. Es una prueba inocua, de bajo coste y relativamente sencilla. Permite observar la presencia de líquido en el interior de una u ambas trompas de Falopio.

Sin embargo, a veces la ecografía no es suficiente para observar el hidrosalpinx o no permite determinar su gravedad. Por ello, se recomienda otro examen, como la histerosalpingografía. Es una prueba radiológica en la que se inyecta un líquido de contraste en el útero.

Con ella se puede observar si las trompas son permeables o no. Si están obstruidas el líquido de contraste queda atrapado. De esta manera, se obtiene una imagen característica en la que lo inyectado no supera el nivel de la obstrucción.

Por último, en algunos casos puede ser necesario realizar una laparoscopia. Es una técnica quirúrgica más agresiva que conlleva riesgos. Consiste en realizar una pequeña incisión en el abdomen de la mujer. A través de dicha incisión se inserta un tubo con una cámara en su extremo. Así se puede observar el interior de las trompas de Falopio.

Formas de tratamiento

El tratamiento del hidrosalpinx va a depender de su severidad. Sobre todo porque, en muchos casos, reduce la tasa de éxito de técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro.

Esto se debe a que el líquido acumulado puede contener sustancias tóxicas para el embrión que se implanta. Por eso, en algunas mujeres es necesario recurrir a la cirugía. Sobre todo si el hidrosalpinx es mayor de 3 centímetros o ya ha habido intentos fallidos de reproducción asistida.

La cirugía consiste en extraer la trompa afectada. Se realiza mediante laparoscopia y recibe el nombre de salpingectomía. El problema es que, cuando se extrae por completo la trompa, es posible que el ovario se altere. En concreto, el flujo de sangre que llega hasta dicho órgano.

Escleroterapia

La escleroterapia es una técnica que permite conservar las trompas de Falopio. Consiste en inyectar un líquido que irrita el interior de las mismas. De esta manera, se produce un proceso inflamatorio que hace que se hinchen y el líquido se expulse por compresión.

Esto evita el paso por las trompas de Falopio, por lo que hace que estas ya no sean indispensables y ofrece una mayor probabilidad de embarazo que cualquier otro tratamiento disponible. Según un estudio publicado en Obstetrics & Gynaecology, esta técnica podría tener resultados similares a la cirugía.

Laparoscopia para tratar el hidrosalpinx.
El abordaje laparoscópico permite realizar una mínima incisión con menos invasión de los tejidos para retirar las trompas afectadas.

Quizá te interese: Ligadura de trompas: ¿en qué consiste?

Fecundación in vitro

El tratamiento de elección para las mujeres con hidrosalpinx que desean quedarse embarazadas es la fecundación in vitro. Es una técnica de reproducción asistida. Consiste en aspirar los óvulos directamente desde los ovarios de la mujer.

Estos óvulos, en un laboratorio, se fertilizan con los espermatozoides del hombre. Una vez se han generado varios embriones, se colocan en el útero. El problema es que, como acabamos de mencionar, muchas veces el propio hidrosalpinx influye en el éxito de esta técnica.

El hidrosalpinx altera la fertilidad femenina

El hidrosalpinx es una enfermedad que consiste en la acumulación de líquido en las trompas de Falopio. Esto impide que los óvulos desciendan hacia el útero y sean fecundados. Además, el líquido puede contener sustancias tóxicas que influyan en el desarrollo del embrión.

En la mayoría de los casos pasa desapercibido. Hasta que la mujer no fracasa en los intentos de quedarse embarazada, es posible que desconozca que presenta la patología.

Por eso es fundamental tener especial cuidado con las enfermedades de transmisión sexual. Son la causa principal de este problema tubárico.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *