Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: ¿cuáles son las diferencias?

Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: ¿cuáles son las diferencias?

Seguramente haz escuchado hablar de los lácteos y algunas enfermedades que se relacionan a su consumo. Las más mencionadas, probablemente, son la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa. ¿Existen diferencias?

Es fundamental tener en cuenta que, aunque ambas condiciones comparte algunos síntomas, producen afectaciones distintas en el organismo. Por eso, es primordial saber distinguirlas.

La alergia a la leche en realidad es una alergia a la proteína de la leche de vaca, mientras que la intolerancia a la lactosa es la dificultad para absorber el azúcar presente en la leche llamado lactosa.

¿Qué contiene la leche?

La leche contiene varios nutrientes que son:

  • Proteínas: caseina y suero
  • Carbohidratos: lactosa (compuesta por glucosa y galactosa)
  • Grasas y vitaminas

Además de estos nutrientes, la leche tiene agua.

Descubre: ¿Los lácteos son malos para la salud?

Vaso de leche
La leche contiene importantes nutrientes como proteínas, carbohidratos, grasas y vitaminas.

¿Alergia a la leche o intolerancia a la lactosa?

La alergia a la leche es una afección que suele darse por la fracción proteica de la leche. La leche de vaca es la causa usual de alergia a la leche, pero la leche de oveja, cabra, búfala y otros mamíferos también puede causar esta reacción.

La intolerancia, por su parte, se da directamente por el hidrato de carbono o azúcar de la leche, llamada lactosa, que a su vez esta compuesta por glucosa y galactosa (son moléculas simples).

Lo que ocurre en la intolerancia a la lactosa es que el cuerpo no produce una enzima llamada lactasa que es la encargada de permitir su ruptura y absorción.

La diferencia fundamental es que la alergia es una reacción mediada por el sistema inmune del cuerpo y en la intolerancia la respuesta inmune no existe. Siendo menos común la alergia que la intolerancia.

La otra diferencia básica es que cada una de estas enfermedades son causadas por una fracción de la leche diferente. Una es por la proteína y otra por el azúcar o hidrato. La intolerancia a la leche requiere un tratamiento diferente al de una alergia.

No dejes de leer: Los riesgos de llevar una dieta alta en proteínas

Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: síntomas más comunes

¿Entre la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa, hay diferencias en los síntomas? Los signos y síntomas comunes de intolerancia a las proteínas de la leche o intolerancia a la lactosa incluyen problemas digestivos, tales como hinchazón, gases o diarrea después de consumir leche o productos lácteos.

En la alergia las consecuencias pueden llegar a ser inclusive mortales, dependiendo de la sensibilidad y la respuesta del sistema inmune. Para determinar el diagnostico de una u otra, hay que realizar un correcto interrogatorio al paciente y pruebas específicas para observar la reacción al consumo de leche y derivados lácteos.

Mujer rechazando un vaso de agua
Hay algunas similitudes entre los síntomas de alergia e intolerancia a la lactosa. Sin embargo, en el caso de la alergia pueden llegar a ser mortales, dependiendo del nivel de sensibilidad.

Precauciones

Es importante que, si ya tienes un diagnostico médico de alguna de estas enfermedades, revises las etiquetas no solo de los alimentos sino de los medicamentos que tomes.

Existen muchos alimentos que pueden decir «libre de» o «vegano«, pero en el listado de ingredientes nos encontramos con la sorpresa de que indican que pueden contener trazas de leche o lactosa.

De igual forma, algunos medicamentos contienen lactosa como excipiente para su fabricación. Para saber cuáles son conviene consultar este listado publicado en la revista de la SVR.

Ahora bien, en ambas condiciones es importante obtener una dieta adecuada. Por tal razón, parte del tratamiento debe ser indicado por un nutricionista. Este profesional será el encargado de determinar la dieta en función de las características individuales de cada uno. ¡Tenlo en cuenta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *