Joven narra terrible experiencia con ataque de mantarraya en la playa de Juan Dolio

[original_title

Joven narra terrible experiencia con ataque de mantarraya en la playa de Juan Dolio

Un joven relató la peripecia que pasó luego de que una mantarraya atacara a una compañera en las orillas de la playa  de Juan Dolio, en la provincia San Pedro de Macorís.

Luis A. Veras, como se identifica en su cuenta de Twitter, relata que se encontraba compartiendo con dos personas en un restaurante de la referida playa, cuando se acercaron a las orillas y en menos de un minuto una de sus acompañantes de nombre Ana sufrió un ataque de una mantarraya.

Veras se quejó del trato recibido una vez producido el ataque de parte de los trabajadores del restaurante donde se encontraba compartiendo, aunque se reservó el nombre del lugar para darle tiempo a que rectifiquen su «indiferencia».

En el relato el joven también se quejó del servicio privado de salud de la zona, ya que una clínica carecía de una planta eléctrica al momento de acudir a ese lugar, en cambio, valoró positivamente el trato recibido en el hospital regional doctor Antonio Musa de San Pedro de Macorís.

«Cerca de las 12:30pm las chicas se dispusieron a entrar a la playa mientras yo me quedaba en la mesa concluyendo una llamada. Menos de un minuto despúes escuché los gritos de Mónica quien exclamaba que Ana estaba herida (lo cual me extrañó pues estaban a 3 metros de la orilla)», relata Luis Veras en una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter.

También relata que fueron socorrido por una patrulla de la Red Vial del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones que lo trasladaron hacia el referido hospital, luego de pasar por varias clínicas en la que no pudieron ingresar a la joven por falta de energía o cirujano.

Joven atacada por la mantarraya.

«Los paramédicos nos dijeron que según su mandato deben llevarnos a un hospital, pero que si preferíamos podían llevarnos a una clínica. Eso decidimos. Fracaso. La primera clínica, Centro Médico De León, sin energía eléctrica. Clínica privada sin generador de emergencias. Bien. Seguimos a la Clínica Macorix, donde nos reciben con la información de que no tienen cirujano disponible. Aun así, Ana María fue hidratada y recibió analgésicos para intentar calmar su fuerte dolor. Por falta de cirujano, la clínica recomienda traslado hacia Santo Domingo».

En el hospital Antonio Musa, dice Veras, recibieron «mucho mejor servicio en el sistema público que en el privado», ya que en el referido centro de salud a la joven atacada por la mantarraya en Juan Dolio la estabilizaron, le pusieron suero, analgésicos, toma de análisis y cambio de compresa mientras esperaban un cirujano.

«En este instante, al parecer, el veneno empieza a hacerse sentir y los dolores de Ana María lucen ser peores, a pesar de los analgésicos. Con dos partos en su haber, no podía creerle cada vez que gritaba que este era el dolor físico más grande que había sentido en su vida. Minutos más tarde, un emergenciólogo y un cirujano entran a la sala. A estas alturas, Ana estaba pálida por la gran pérdida de sangre y casi desmayada del dolor. La herida era profunda, una arteria secundaria estaba lacerada y no la encontraban», dijo al acompañar el texto de una imagen en la que se observa mucha sangre debido al ataque de la mantarraya.

Parte en la que fue atacada joven por mantarraya.

«A pesar de lo complicado de la herida, estos habilidosos galenos lograron corregir el trauma vascular sin la necesidad de cirugía mayor, salvando a Ana de una situación de gran peligro».

El joven Luis Vera recalca que su intención no es no es alarmar, debido a que los ataques de las mantarrayas son poco comunes, pero pueden ser letales.

Se recuerda que por la poca asistencia de personas a las distintas playas del país debido a la propagación del coronavirus en el territorio nacional, los animales marinos tienden a regresar a su hábitat, lo que explica que esa mantarraya estuviera ubicada en las orillas de una playa en Juan Dolio, San Pedro de Macorís.

Para el próximo primero de octubre el Gobierno llamó a todos los hoteles del país a abrir sus puertas, lo que supone habrá un aumento del flujo de turistas por las distintas playas de la República Dominicana.

La mantarraya (Manta birostris) o conocida también como manta gigante, es una especie de pez cartilaginoso que a diferencia de la raya, no posee aguijón venenoso en su cola. Puede llegar a medir 8.4 metros de envergadura y pesar 1400 kg. Tienen un cerebro grande que se mantiene caliente incluso cuando estas nadan en aguas más frías de lo habitual. Estas

La entrada Joven narra terrible experiencia con ataque de mantarraya en la playa de Juan Dolio se publicó primero en VisionRDN.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *