Los manifestantes se reúnen en Wisconsin después de que la policía le disparara a un hombre negro por la espalda varias veces

La policía de Cleveland investiga el homicidio de un hombre de 30 años en el lado este

A última hora del domingo, se habían producido incendios en algunas calles que parecían dañar grandes camiones, mientras las multitudes se enfrentaban a las fuerzas del orden. Los oficiales con equipo antidisturbios formaron filas y los vehículos SWAT permanecieron en las calles cerca de los edificios de la ciudad a pesar de la declaración del toque de queda hasta las 7 a.m. Se utilizó gas lacrimógeno para dispersar a grupos de personas, según los reporteros en el lugar.

En el video publicado en las redes sociales que parecía mostrar el tiroteo desde el otro lado de la calle, se podía ver a tres oficiales gritando y apuntando con sus armas al hombre mientras caminaba por la parte delantera de un SUV estacionado. Cuando el hombre abrió la puerta del lado del conductor y se inclinó hacia adentro, un oficial agarró su camisa por detrás y luego disparó contra el vehículo. Se pudieron escuchar siete disparos en el video, aunque no estaba claro si más de un oficial disparó.

El gobernador Tony Evers emitió el domingo por la noche un comunicado condenando el tiroteo del hombre a quien identificó como Jacob Blake.

“Esta noche, Jacob Blake recibió varios disparos por la espalda, a plena luz del día, en Kenosha, Wisconsin. Kathy y yo nos unimos a su familia, amigos y vecinos en la sincera esperanza de que no sucumbirá a sus heridas. Si bien aún no tenemos todos los detalles, lo que sabemos con certeza es que él no es el primer hombre o persona de raza negra en ser baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos en las fuerzas del orden público en nuestro estado o nuestro país. ”, Dijo Evers en su declaración.

El Departamento de Justicia de Wisconsin, que está investigando el tiroteo, no dio a conocer ningún detalle sobre los agentes involucrados, excepto para decir que fueron puestos en licencia administrativa.

Después del tiroteo, las publicaciones en las redes sociales mostraban a los vecinos reunidos en las calles circundantes y lanzando comentarios a la policía. Se podía escuchar a algunos coreando “no hay justicia, no hay paz”, mientras que otros parecían arrojar objetos a los agentes y dañar vehículos policiales.

Más tarde el domingo, en una escena que reflejaba los meses de protestas por la injusticia racial en todo el mundo que siguieron a las muertes de George Floyd, Breonna Taylor y otras personas negras asesinadas por la policía, los manifestantes se dirigieron al edificio de seguridad pública del condado de Kenosha, que en su mayoría son autoridades. bloqueado. Los manifestantes marcharon a lo largo de filas de autos que tocaban la bocina de camino a la estación. Algunos agentes de policía se colocaron en el techo de la estación mientras la gente continuaba hacia el edificio.

Fuera de la estación, los manifestantes se enfrentaron con agentes vestidos con equipos antidisturbios que incluían máscaras de plástico y tenían escudos de plástico y porras que ocasionalmente usaban para empujar a la gente hacia atrás.

Mientras tanto, Evers indicó su intención de seguir respondiendo al tiroteo.

“Siempre he dicho que aunque debemos ofrecer nuestra empatía, igualmente importante es nuestra acción”, dijo. “En los próximos días, exigiremos lo mismo de los funcionarios electos en nuestro estado que no han reconocido el racismo en nuestro estado y nuestro país durante demasiado tiempo”.

La ciudad de Kenosha está ubicada en el lago Michigan, a unas 40 millas (64 kilómetros) al sur de Milwaukee.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *