Carter Center comparte foto de la visita de Bidens con Jimmy, Rosalynn Carter

PLAINS, Georgia (AP) – El presidente Joe Biden fue senador de Delaware en su primer mandato en 1976 cuando respaldó a un exgobernador sureño advenedizo para la presidencia sobre los actores del establishment del norte del partido.

Biden cerró el círculo el jueves, visitando a Jimmy Carter y su esposa, Rosalynn, en la pequeña Plains, Georgia, donde el expresidente de 96 años y la exprimera dama de 93 han vivido la mayor parte de sus vidas.

El Centro Carter compartió una foto de la visita en Facebook el lunes.

“Nos mostró durante toda su vida lo que significa ser un servidor público”, dijo Biden, de 78 años, sobre Carter para un nuevo documental, “CARTERLAND”, que debutará este fin de semana como parte del Festival de Cine de Atlanta.

La reunión privada del jueves reunió al presidente en ejercicio de mayor edad y al expresidente más longevo de la historia. Fue su primer encuentro en persona desde que Biden asumió el cargo. Los dos presidentes no aparecieron juntos fuera de la casa de los Carter. Biden fue visto con Rosalynn Carter en la puerta cuando se fue. La ex primera dama se paró junto a él apoyada en su andador.

Muchos de los 650 residentes de Plains fueron a ver la caravana de Biden.

“Fue genial ver al presidente Carter”, dijo Biden el jueves por la noche antes de salir de Georgia. “Nos sentamos y hablamos sobre los viejos tiempos”. Biden también dijo que la salud de Carter había mejorado.

Los Carter no pudieron asistir a la inauguración del 20 de enero, la primera que se perdieron desde que Jimmy Carter prestó juramento como el 39 ° presidente en 1977. Los Carter se han retirado de la vida pública durante la mayor parte de la pandemia de coronavirus, pero ahora están vacunados. y recientemente comenzó a asistir a los servicios de la iglesia nuevamente en la Iglesia Bautista Maranatha, donde el ex presidente enseñó la escuela dominical durante décadas.

La visita de Biden se produce después de que el vicepresidente de Carter, Walter Mondale, muriera el 19 de abril a la edad de 93 años. Carter y Biden hablaron con Mondale por teléfono en los días previos a su muerte.

En sus comentarios sobre “CARTERLAND”, grabados la semana pasada y puestos a disposición de The Associated Press por los productores Will y Jim Pattiz, Biden acredita a Mondale y Carter como figuras formadoras de su carrera política.

Biden señaló que Mondale cambió la vicepresidencia al tipo de papel activo que Biden desempeñaría durante sus dos mandatos en el cargo. “Cuando el presidente (Barack) Obama me pidió que considerara ser su vicepresidente, dije que tenía que ir a casa y hablar de ello”, dijo Biden. “Fritz fue mi primera llamada fuera de mi familia”.

Recordando las semillas de su amistad con Carter, Biden nombró la fecha – 25 de marzo de 1976 – viajó a Wisconsin para argumentar que el devoto baptista entonces del ala moderada del partido era el candidato de derecha para derrotar al presidente Gerald Ford.

“Algunos de mis colegas en el Senado pensaron que era una exuberancia juvenil”, dijo Biden riendo. “Estaba exuberante, pero como dije entonces, ‘Jimmy no es solo una sonrisa brillante. Puede ganar y puede atraer a más segmentos de la población que cualquier otra persona. … El gobernador Carter demostró que tenía razón “.

Carter no respaldó a nadie en las primarias de 2020 que incluyó a Biden. Pero el expresidente advirtió a los demócratas que no se desvíen demasiado a la izquierda y corran el riesgo de alienar a los votantes moderados necesarios para derrotar al presidente Donald Trump.

Hay mucha ironía en los cálculos políticos de ambos hombres.

Carter arrebató la nominación de 1976 al establecimiento liberal del noreste y luego se enfrentó con los demócratas del Congreso a quienes no les gustó su enfoque tecnocrático y económico. En 1980, soportó un contundente desafío en las primarias del ícono liberal Ted Kennedy, el senador de Massachusetts, y entró cojeando en una campaña electoral general que terminó con una derrota del republicano Ronald Reagan.

Para 2016, el anciano expresidente votaría por el socialista demócrata Bernie Sanders en las primarias demócratas sobre la más moderada Hillary Clinton, una elección que Carter no revelaría hasta después de que Clinton perdiera las elecciones generales ante Trump.

Mientras tanto, Biden parecía eclipsado por Sanders y otros progresistas ascendentes a principios de la campaña de 2020. Biden definió su campaña principalmente como un caso moral contra Trump, a quien describió como una amenaza para “el alma de la nación”. El enfoque lo ayudó a cambiar varios estados en las elecciones generales, incluida Georgia, al combinar un aumento en la participación liberal con el apoyo de los independientes y republicanos moderados que Carter había argumentado correctamente que podrían ser parte de una coalición demócrata ganadora.

Sin embargo, ahora Biden está impulsando una agenda legislativa que significaría la mayor expansión del gobierno federal desde la adopción de Medicare, Medicaid, la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Derechos Electorales a mediados de la década de 1960, antes de que Carter o Biden buscaran en todo el estado oficina.

Carter se retiró de la política partidista durante años después de dejar la Casa Blanca en 1981.

Él y Rosalynn Carter se enfocaron en convertir al Centro Carter en una organización con alcance global en salud pública, humanitarismo y diplomacia. El centro ha monitoreado más de 110 elecciones en 39 países desde 1989, y está a punto de erradicar el gusano de Guinea, una infección parasitaria atribuida a la falta de agua potable en los países en desarrollo.

En las últimas décadas, Carter se ha metido más directamente en la política. Ha criticado a varias administraciones estadounidenses por no comprometerse con Corea del Norte, argumentando que una línea dura no traerá a la nación autocrática y aislada al orden mundial. Eso dejó a Carter algo alineado con Trump, incluso cuando el 39 ° presidente criticó al 45 ° presidente como un mentiroso en serie y una amenaza para la democracia.

Durante años, Carter ha criticado el gasto militar de EE. UU., Argumentando que puede causar estragos a nivel mundial al tiempo que reduce el tipo de inversiones nacionales que están haciendo las naciones competidoras, especialmente China. Usó su discurso de 2004 en la Convención Nacional Demócrata para criticar al entonces presidente George W. Bush por invadir Irak en 2003, una medida que Biden había permitido con su voto a favor de una resolución de poderes de guerra en el Senado.

Carter, que gasta mucho dinero en política, también ha llamado a Estados Unidos “una oligarquía” en lugar de una “democracia” en pleno funcionamiento.

Ese enfoque franco ha significado relaciones de montaña rusa con sus sucesores. Pero deja a Carter con mucho de qué hablar con Biden, quien tan recientemente como el miércoles por la noche en su primer discurso ante el Congreso enmarcó sus billones en infraestructura propuesta, educación, atención médica y otros gastos necesarios para mantenerse al día con Beijing.

“Estamos en una competencia con China para ganar el siglo XXI”, dijo Biden.

.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *