¿Cuáles han sido las propuestas planteadas para reformar el sistema de pensiones?

¿Cuáles han sido las propuestas planteadas para reformar el sistema de pensiones?

Los fondos de pensiones han sido uno de los temas más cuestionados en la opinión pública tras las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia de covid-19. Más allá de quienes defienden o no su retiro anticipado en casos de emergencia, los requisitos a completar para acceder a los ahorros de retiro, el tiempo de espera o la cantidad de dinero recibido han sido algunas de las preocupaciones ciudadanas que han aflorado a raíz de los debates.

Esto ha motivado a que la Asociación Dominicana de Administradoras de Fondos de Pensiones (Adafp) haya elaborado 25 propuestas para lograr cambios en el sistema de pensiones, con el objetivo de hacerlo “más eficiente, solidario, sostenible y universal” para los afiliados y sus familias, y a propósito de la discusión de una reforma integral a la seguridad social.

En la redacción de este informe, compartido en una rueda de prensa con directivos de medios y líderes de opinión este jueves, se sugirieron 10 cambios que requieren una reforma directa a la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social, mientras que se contemplan 15 puntos de mejora en la normativa vigente.

Entre los cambios a la ley, se establece la conformación de un sistema de pensiones mínimo contributivo, que se encuentre complementado con el Fondo de Solidaridad Social para afiliados a partir de las 180 cotizaciones, equivalentes a 15 años de trabajo. Esto reduce en 120 las 300 cotizaciones necesarias para poder acceder a los fondos de pensiones en la actualidad y que equivalen a 25 años de trabajo. El monto iría desde el 60% hasta el 90% de la pensión mínima y carecería de costo adicional en aportes.

Asimismo, se establece un sistema de pensiones mínimas solidarias no contributivas, a fin de prevenir a la población envejeciente caer en la indigencia, equivalente al 60% del salario mínimo del sector público y financiado con impuestos.

Para las personas en condiciones de discapacidad, se propone una pensión por discapacidad vitalicia, cuyo financiamiento esté a cargo de empleadores y afiliados en la misma proporción que el aporte para pensiones.

En el caso de los dominicanos que residen en el exterior pero que ya habían comenzado a cotizar las pensiones en el país, se sugiere facilitar la movilización de esos fondos a su país de residencia.

También, la Adafp busca incorporar a trabajadores independientes, cuentapropistas y profesionales liberales al régimen contributivo,realizando un aporte obligatorio en base a salarios presuntivos a partir del salario mínimo.

Para las empresas informales, la Adafp considera que pueden iniciarse en la cotización a través de una tasa de reemplazo en 17%, que aumente gradualmente a medida que la empresa se regularice, con lo cual también se elevaría su cobertura. El aporte inicial a las cuentas de capitalización individual (CCI) sería de un 5%, aumentando un 1% cada año, hasta alcanzar el 7.32%.

Entre las medidas se contempla la creación de un sistema de ahorro voluntario, con incentivos fiscales y compartimentos diferenciados en la cuenta de capitalización individual. Esta cuenta, que funcionaría de manera separada al ahorro obligatorio, permitiría opciones de retornos anticipados para casos como financiamientos de vivienda y educación. Un aporte adicional del 1% aumentará la tasa de reemplazo en 3%.

El gremio que agrupa a las administradoras de fondos de pensiones incluyó en su informe la creación de un sistema de ahorro provisional colectivo. Con un mecanismo de inscripción automática, empleador y trabajador aportarían un porcentaje similar, libre del pago de impuestos y que también tendría opciones de retiro anticipado e incluso, de exclusión del propio trabajador del sistema en caso de no querer formar parte de él.

El documento contempla, además,las lagunas de cotización por maternidad para aumentar la convergencia en la tasa de reemplazo de las mujeres y equilibrarla con la de los hombres, con aportes del fondo de solidaridad social.

Por último, se propone el ajuste “progresivo y automático” de la edad de retiro de 60 a 65 años.

Perfeccionamientos a la normativa
Algunos de los señalamientos realizados por la Adafp integran consideraciones para mejorar la aplicación de la normativa vigente. Entre ellos se encuentra permitir el beneficio de ingreso tardío a las personas desempleadas, realizar las cotizaciones en base al salario devengado reportado a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), fortalecer la capacidad institucional para combatir el fraude, simplificar los trámites de beneficios para afiliados y familiares e identificar a los herederos en casos de fallecimiento.

Asimismo, permitir los retiros totales por enfermedades graves y discapacidad total, la pensión del retiro programado con renta vitalicia diferida –que aumentaría la tasa de reemplazo en un 10% en el tramo de 60 a 80 años–, simplificar los canales de contribución, ampliar las operaciones de inversión, elaborar tablas de mortalidad de la población y garantizar los derechos adquiridos a quienes vengan del sistema anterior a través de bonos de reconocimiento.

La Adafp también integra en el documento la opción para retiro en un solo pago cuando los niveles de pensión sean insuficientes, garantías de un seguro de salud para los pensionados, que las pensiones por discapacidad y sobrevivencia de viudez sean vitalicias y la protección a los trabajadores mediante un fondo de cesantía que reemplace el seguro por desempleo. Sin embargo, aclaró que estos puntos se encuentran pendientes de un estudio de impacto socioeconómico que sustenten su efectividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *