El Cañero deberá afrontar su primer gran desafío

SANTO DOMINGO ESTE.-El alcalde del municipio Santo Domingo Este, Alfredo Martínez, (El Cañero), está en la obligación de afrontar su primer gran desafío derivado de la decisión del Concejo de Regidores de ordenar mediante resolución la paralización inmediata de los trabajos de construcción de dos plantas de generación de electricidad gigantes en la avenida Venezuela.

Martínez, quien desde que asumió el cargo ha optado por mantenerse alejado de los regidores, se ha ocupado de cerrar los canales de comunicación con estos por lo que ahora está en apuros ante una realidad que no puede evadir.

Él tendrá que decidir si ejecuta la resolución de los concejales o la desacata.

Si hace lo primero, entonces podría abrir el camino hacia la conquista de los corazones de los concejales que lucen resueltos a lograr la paralización de los trabajados de la mega obra de energía eléctrica propiedad de la Dominican Power Partner, una subsidiaria de la estadounidense AES Dominicana.

Esa eventual conquista, le facilitaría su gestión de poco menos de cuatro años, a la que llegó tras un tortuoso proceso interno en el PLD tildado de irregular y fraudulento, y luego en unas elecciones calificadas de tramposa por la oposición.

Concejo Regidores ordena suspensión instalación plantas AES, Los Mina
Si le da la espalda a los concejales, entonces estará entrando de lleno al “infierno” que para él podría representar tener de frente a un Concejo de Regidores que, eventualmente, se sienta menospreciado y pisoteado por el alcalde.

Las presiones del Palacio Nacional

El problema que tiene el alcalde Martínez, según distintas fuentes, es que él logró imponer su candidatura a síndico en el PLD gracias a la presunta intervención directa del Palacio Nacional que lo habría ayudado en su propósito de ser primero candidato y luego alcalde, con unas encuestas custionadas y unas elecciones tildadas de tramposas por la oposición.

Y resulta que, ese mismo Palacio Nacional, habitado por el espíritu de Trujillo, tendría interés particular en que los trabajos de construcción de las plantas de electricidad de la DPP no se detengan.

De hecho, el presidente Danilo Medina asistió al acto en el que se dio el primer picazo para la construcción de la obra.

Con él estuvo el ex líder de Santo Domingo Este, Juan De los Santos.

Según ha conocido Ciudad Oriental, desde el Palacio Nacional habrían iniciado presiones intensas sobre El Cañero y los regidores auspiciadores de la audaz iniciativa para obligarlos a desistir de sus propósitos.

El Palacio, según las fuentes, habría presionado al alcalde y este a algunos regidores, pero se han encontrado con una muralla de concejales dispuestos a dar la pelea en defensa de su comunidad convencidos de que Santo Domingo Este es “una bomba de tiempo” debido al gasoducto y las dos plantas de generación de electricidad.

¿Cuál es el problema?

El problema es que el Palacio Nacional debe estar conciente, porque los regidores ya lo están, que los auspiciadores de esa mega obra se habrían saltado algunos procedimientos de ley, que ahora tienen como sustento una sentencia vinculante del Tribunal Constitucional.

Se trata de que el TC ha fallado que el otorgamiento de las licencias de uso de suelo por los ayuntamientos corresponde exclusivamente a los concejos de regidores, no a las direcciones de planeamiento urbano ni a los alcaldes.

Y ocurre que el Concejo de Regidores del ASDE nunca otorgó esa licencia a la DPP para que construyera las dos plantas, sino que la anterior directora de Planeamiento Urbano, Miguelina Santana, y Juancito se atribuyeron esa facultad en base a un fallo de un tribunal administrativo, que está muy por debajo del TC.

¿Qué hacer?

El alcalde, que sin el respaldo del presidente Danilo Medina sería poca cosa en Santo Domingo Este y difícilmente habría sido electo síndico, tendrá que decidir si cumple con la ley, o enfrenta a los regidores.

También el Palacio Nacional tendrá que poner en juego todo su poder para convencer a los regidores de que le den “una manita” y regresen sobre sus propias palabras.

Sin embargo, más de un regidor del PLD ha comentado que tienen poco que agradecerle al presidente Danilo Medina porque este se olvidó de las promesas que le hizo durante la campaña y pre campaña del 2012 y alegan que ganaron los puestos en base a su esfuerzo.

Otros están enojados porque en el Gobierno de Danilo Medina le han cancelado a todos sus seguidores en distintas instituciones.

Mientras que los regidores de la oposición tienen ante ellos la oportunidad de decirle con hechos a sus electores que están dispuestos a defenderlos y lo harán.

¿Invitarán a los regidores a “tomar café”?

Ante la gravedad de la situación, un abogado le ha dicho a Ciudad Oriental que siempre queda la posibilidad de que el asunto sea resuelto con una suculenta “taza de café”.

Sin embargo, algunos regidores están concientes de que “no todo café se debe tomar”, puesto que, en caso de hacerlo se estarían indigestando y cabando ellos mismos su tumba política, puesto que las elecciones del año 2020 ya vienen por ahí y ese “café” podría embarrarlos para siempre.

La solución, por tanto, deberá estar en manos de los tribunales.

A propósito de tribunales, ha trascendido que en la conultoría juridica del Ayuntamiento de Santo Domingo Este, un importante funcionario estaría retardando la ejecución de la orden dada por los regidores, que exige la notificación de la decisión del Concejo a la DPP.

Los regidores que ya se enteraron de esa situación pondrán en la mira a ese funcionario y, de paso, toman lo sabido como un mensaje del más alto nivel del ASDE de que estaría dispuesto a librar una guerra con los concejales en defensa de la empresa extranjera.

Los regidores están convencidos de que la contaminación sónica y medioambiental se disparará cuando esas plantas estén en plena operación y que la población estará en peligro.

La AES, de su lado, asegura que esas plantas son “amigables” y que no contaminarán el medioambiente.

Un regidor, Danilo Mesa, ha dicho que los inversionistas de la DPP pretenden venderle al municipio “espejitos” a cambio de oro.

Esto, apenas inicia.

Comentários no Facebook