¿Qué es y cuáles son los beneficios de la barba de maíz?

¿Qué es y cuáles son los beneficios de la barba de maíz?

La barba de maíz tiene interesantes aplicaciones medicinales. En particular, posee compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que contribuyen al bienestar. ¿Quieres saber más al respecto? ¡Sigue leyendo!
¿Qué es y cuáles son los beneficios de la barba de maíz?

La barba de maíz son las fibras largas y brillantes que se encuentran en la parte superior de las mazorcas. También se conocen como «seda de maíz» y se valoran en la medicina natural debido a su composición nutricional.

De acuerdo con una publicación de la revista Molecules, es un ingrediente empleado por los chinos y nativos americanos para tratar ciertas enfermedades. Esto se debe a su aporte de flavonoides, terpenoides y otros compuestos farmacológicos que ayudan a promover el bienestar.

¿Cuáles son sus principales usos? ¿En qué casos se debe evitar su consumo? Al respecto, hay algunas dudas. Por eso, a continuación queremos contarte más sobre sus propiedades y contraindicaciones. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la barba de maíz?

La barba de maíz es una planta medicinal que se emplea como estimulante, antiinflamatoria y fuente de antioxidantes. En particular, son los hilos de material vegetal que se encuentran debajo de la cáscara de la mazorca fresca.

Su función es ayudar en el crecimiento del maíz y en la polinización; no obstante, también se le han dado usos en la medicina natural.

Si bien no se considera un tratamiento de primera elección contra las enfermedades, algunas investigaciones han determinado que sí aporta beneficios sobre la salud. Además, información recopilada por la corporación estadounidense WebMD expone que es una fuente de nutrientes esenciales como los siguientes:

  • Proteínas.
  • Carbohidratos.
  • Vitaminas.
  • Minerales.
  • Fibra dietética.

Descubre: 5 deliciosas recetas que puedes hacer con una lata de maíz

Beneficios de la barba de maíz para la salud

En la medicina natural, la barba de maíz se ha empleado con varios fines terapéuticos. Para ser más exactos, se considera aliada de la salud cardiovascular, la pérdida de peso y la eliminación de líquidos. Aún así, los estudios al respecto siguen siendo limitados. En el siguiente espacio repasaremos sus principales beneficios.

Barba de maíz.
La barba del maíz es rica en flavonoides y terpenoides, por lo que se estudia su uso en medicina para aportar antioxidantes.

Contiene antioxidantes

Obtener antioxidantes es importante para proteger a las células contra los efectos negativos de los radicales libres. Estos últimos se asocian de manera directa con un riesgo elevado de enfermedades crónicas. Por fortuna, ingredientes como la barba de maíz brindan una concentración interesante de estas moléculas.

Tal y como lo detalla una investigación divulgada en Biomedicine and Pharmacotherapy, este ingrediente tiene una cantidad considerable de fenólicos y flavonoides, conocidos por su efecto antioxidante. Asimismo, aporta terpenoides, cuya asimilación ayuda a estimular las funciones del sistema inmunitario.

Actúa como antiinflamatoria

Las propiedades antiinflamatorias de la barba de maíz se han aprovechado con varios fines medicinales. Una investigación compartida en Journal of Inflammation concluyó que la suplementación con extracto de barba de maíz puede ser un tratamiento prometedor contra enfermedades inflamatorias vinculadas al estrés oxidativo.

Considerando lo anterior, podría ser un coadyuvante en las enfermedades cardíacas, los tumores y la gota, entre otras afecciones. Aún así, son necesarias pruebas para corroborar dichos efectos en la salud humana.

Contribuye a regular los niveles de glucosa en sangre

Ahora mismo, los suplementos de barba de maíz no se consideran una opción de tratamiento contra la diabetes. Sin embargo, en la medicina natural es un complemento para disminuir los niveles altos de glucosa en la sangre.

Respecto a esto, un estudio en animales publicado en Molecules observó que los flavonoides de seda de maíz favorecen la reducción de la glucosa.

A su vez, un estudio de probeta determinó que los antioxidantes de este derivado del maíz son útiles en la prevención de la enfermedad renal diabética, también llamada nefropatía diabética.

Favorece la eliminación de líquidos

Que la barba de maíz actúe como diurético deriva en otros beneficios. En concreto, disminuye las complicaciones relacionadas con la retención de líquidos, como las patologías renales, los dolores articulares y la presión arterial alta.

Una investigación en Phytomedicine respalda su potencial como diurético. Sin embargo, resalta necesario obtener más evidencias.

Ayuda a regular el colesterol

Los niveles altos de colesterol son un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Para su control, es necesario modificar la dieta y el estilo de vida. Asimismo, se pueden considerar algunos complementos útiles, como los extractos de barba de maíz. 

De acuerdo con una revisión compartida en Current Pharmaceutical Design, la seda de maíz tiene propiedades hipolipémicas que favorecen la reducción del colesterol total y el colesterol malo (LDL). Incluso, parece que estimula la síntesis de colesterol bueno (HDL). De todos modos, se requieren más estudios en humanos.

No dejes de leer: Guía para el cuidado del colesterol

Otros posibles beneficios

Por sus múltiples usos en la medicina natural, no es extraño que se atribuyan otras propiedades a la barba de maíz. No obstante, como lo apunta WebMD, las evidencias son insuficientes. Así pues, debe emplearse con precaución, sin pretender reemplazar los tratamientos médicos.

Entre los otros posibles beneficios tenemos los siguientes:

  • Alivio del dolor de pecho o angina.
  • Prevención de trastornos oculares como el glaucoma.
  • Disminución de la presión arterial alta.
  • Disminución y alivio de la inflamación de la vejiga (cistitis).
  • Coadyuvante contra los cálculos renales y los problemas del sistema urinario.
  • Reducción de la sensación de fatiga.
  • Promotor de la salud hepática.
  • Aliado en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

Riesgos y contraindicaciones

Hasta ahora, la barba de maíz se cataloga como «probablemente segura» para la mayoría de los adultos sanos. Pese a esto, se recomienda su uso moderado, dado que no hay suficiente información sobre qué dosis es segura. Algunos suplementos de la planta sugieren la toma de 400 a 450 miligramos, 2 a 3 veces al día.

Los casos en que se desaconseja su consumo son los siguientes:

  • Personas que están tomando suplementos de potasio o cuyos niveles de este mineral son bajos.
  • Antecedentes de alergia al maíz.
  • Pacientes en tratamientos con diuréticos, anticoagulantes, antiinflamatorios o fármacos para la diabetes.

¿Cómo se utiliza la barba de maíz?

La barba de maíz está disponible en varios tipos de suplementos. Sin embargo, la forma más popular de consumo es mediante la elaboración de un té con la planta. Incluso, se cree que esta preparación es más efectiva que la tintura.

Diuréticos que actúan sobre los riñones.
La barba de maíz es diurética, por lo que estimula la expulsión de líquidos a través de la orina.

Ingredientes

  • 1 cucharada de barba de maíz seca (15 gramos).
  • 1 taza de agua (250 mililitros).

Preparación

  1. Incorpora el agua y la barba de maíz en una olla.
  2. A continuación, pon a hervir la preparación a fuego bajo durante unos 10 minutos.
  3. Pasado este tiempo, apaga la bebida, déjala enfriar y pásala por un colador.
  4. Puedes consumirla 3 veces al día.

Cabe destacar que las hebras de maíz también se pueden usar como emplasto en caso de lesiones leves, como llagas o hemorroides. Sin embargo, siempre es conveniente consultar al médico.

¿Qué hay que recordar sobre la barba de maíz?

A pesar que suele ser un ingrediente desechado, la barba de maíz contiene antioxidantes y nutrientes que ayudan a promover el bienestar. Por ahora son necesarias más evidencias, pero parece que tiene potencial como antiinflamatorio, diurético, hipolipidémico, entre otros.

Es importante tomarla con moderación, solo en casos puntuales, ya que se desconocen los efectos de su consumo a largo plazo. Asimismo, debe evitarse su ingesta en caso de estar bajo tratamientos médicos, pues puede interferir. Lo mejor es preguntar primero al profesional.

Te podría interesar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *