¿El ejercicio físico ayuda a combatir el reflujo ácido?

¿El ejercicio físico ayuda a combatir el reflujo ácido?

El malestar por reflujo ácido es más común de lo que pensamos. Conoce qué tipo de actividad física se recomienda para combatirlo y cuál debemos evitar.
¿El ejercicio físico ayuda a combatir el reflujo ácido?

La sensación de ardor en la garganta y el malestar estomacal son indisposiciones que generan molestias para realizar cualquier actividad de la vida cotidiana. Por lo general, lo que padecemos en este caso es pirosis. Por fortuna, algunas modificaciones en ciertos hábitos y la realización de ejercicio físico pueden contribuir a mejorar el reflujo ácido.

El reflujo ácido es el retorno del contenido del estómago hacia el esófago. En ocasiones, esto provoca una sensación de dolor o ardor detrás del esternón. Debido a que el esófago no cuenta con un revestimiento protector, como sí lo tiene el estómago, el contenido que refluye provoca molestias y lesiones.

Para mejorar esta condición, el ejercicio físico debe ir acompañado de una dieta equilibrada, buena hidratación y otros hábitos saludables. De lo contrario, el entrenamiento podría agravar el cuadro, en lugar de mejorarlo.

¿Qué beneficios tiene el ejercicio físico para controlar el reflujo gástrico?

La actividad física moderada o de bajo impacto nos ayuda a mejorar la salud. Estos son algunos de los beneficios que otorga un entrenamiento adecuado.

Favorece la pérdida de peso

El sobrepeso es una de las principales causas de aparición del reflujo ácido. Realizar actividad física y mantenerse en forma es fundamental para reducir el volumen de grasa corporal. También es necesario consultar a un nutricionista para acompañar con una dieta adecuada.

Ayuda a combatir el estrés

El entrenamiento nos permite focalizar la atención en los ejercicios. Esto nos ayuda a despejar pensamientos negativos que pueden llevarnos a realizar conductas poco saludables. Fumar o comer demasiado son ejemplos de ello.

Además, el estrés es un factor de riesgo para la gastritis. Si tenemos este trastorno, la mayor cantidad de ácido en el estómago tenderá a irse hacia el esófago.

Gastritis que produce reflujo ácido.
La gastritis puede ser desencadenada por estrés. Cualquier actividad que reduzca la ansiedad favorecerá el control del cuadro.

Beneficia el control de la ansiedad

Al igual que en el caso anterior, la rutina de ejercicios funciona como factor de distracción ante las emociones negativas. Disminuir el estrés y la ansiedad es clave para eliminar el reflujo ácido.

Riesgos de hacer ejercicio con reflujo gástrico

No todo tipo de ejercicio físico es saludable a la hora de combatir el reflujo ácido. La sobreexigencia en el entrenamiento puede traer consecuencias no deseadas. Recordemos que una rutina de actividades inadecuada agrava el malestar, incluso hasta provocar una exarbación del reflujo gastroesofágico.

Lo ideal sería comenzar con ejercicios de baja intensidad. Una vez que el malestar haya desaparecido, podremos intensificar el trabajo. Sin embargo, debemos estar atentos a qué tipo de actividades nos conviene ejecutar para no correr mayores riesgos.

La acidez estomacal nos puede provocar sensaciones de ardor en el pecho, dolor, regurgitación de líquidos o alimentos y dificultades para tragar. Por eso, es importante asesorarse con entrenadores que adecúen las rutinas a los requerimientos particulares.

¿Qué ejercicios se deben evitar?

No se recomienda realizar actividad física muy intensa. Los ejercicios con mucho movimiento o aquellos que requieran de ciertas posturas, como estar acostado, pueden agravar este trastorno.

Las siguientes actividades no son recomendables si padecemos este malestar:

  • Correr o hacer running.
  • Andar en bicicleta con intensidad elevada.
  • Levantar pesas.
  • Abdominales y espinales.
  • Subir y bajar escaleras.
Subir y bajar escaleras no es bueno para el reflujo ácido.
Subir y bajar escaleras es un buen ejercicio tonificante, pero podría exacerbar una situación de reflujo gastroesofágico.

Ejercicios recomendados para combatir el reflujo ácido

La actividad aeróbica de baja intensidad es la más recomendable para llevar a cabo en nuestra rutina de entrenamiento si queremos combatir el reflujo. En primer lugar, nos ayuda a quemar grasas. En consecuencia, a bajar de peso y a disminuir el reflujo.

Algunas de estas actividades son las siguientes:

  • Caminar o trotar.
  • Nadar.
  • Andar en bicicleta en forma moderada o con bicicleta estacionaria.
  • Yoga: no solo contribuye a calmar la gastritis, sino que también tiene efectos en la constipación y en las enfermedades inflamatorias intestinales.
  • Pilates.

Combatir el reflujo para una mejor calidad de vida

Reducir o eliminar el reflujo ácido y gozar de una mejor salud a través del ejercicio físico es posible. Sin embargo, debemos hacerlo a consciencia, teniendo en cuenta todos los factores para realizar un cambio de vida.

Bajar de peso o mantenerse en buena forma es indispensable. Para ello, debemos llevar adelante una dieta adecuada, elegir una rutina de ejercicios acorde a nuestras posibilidades, tener constancia y mejorar los hábitos cotidianos. Siempre será mejor consultar a profesionales que puedan ayudarnos a lograr el objetivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *