¿Cuáles son los músculos de la cara?

¿Cuáles son los músculos de la cara?

Aunque no los tomamos en cuenta, los músculos de la cara son muy importantes para la expresión, es decir, para el lenguaje gestual. Así como para la alimentación y el relieve y la forma del rostro.

Los músculos de la cara se distribuyen alrededor de los ojos, de la boca, en la nariz o en la frente, ¡hasta en las orejas! Aún cuando estos últimos no se mueven a voluntad.

La musculatura facial

Los músculos de la cara se encuentran entre la piel y los huesos del rostro o del cráneo. La mayoría son haces planos. A diferencia de los otros del cuerpo, no están rodeados por una fascia, con excepción del buccinador. La fascia es una membrana que permite el libre movimiento sin fricción.

En total, hay más de 40 músculos en la cara. Se encuentran alrededor de las aberturas faciales (boca, ojos, nariz y oídos). También hay a lo largo de la frente, en la sien, en la mandíbula y en la base del cuello.

Los músculos craneofaciales, como también se les llama, están inervados por el nervio facial, que es el séptimo de los pares craneales. A su vez, están vascularizados por la arteria facial.

Funciones de los músculos de la cara

Los músculos de la cara cumplen funciones específicas y diferenciadas, aunque pueden trabajar de manera coordinada para producir expresiones. Se puede decir que realizan cuatro tipos de tareas básicas:

  • Intervienen en la alimentación: tanto en la masticación como en la degustación de los alimentos.
  • Fonación o habla: moviendo o modulando los labios, incluso la nariz, ya que hay sonidos nasales, en los que parte del aire sale por las fosas.
  • Las expresiones faciales: extrañeza, duda, alegría y otras implican el movimiento de diversos músculos de la cara.
  • Dan forma al rostro: por supuesto, esto está influido por los huesos y la textura de la piel.

 

Músculos de la boca

Este es el grupo más numeroso en cuanto a los músculos de la cara. Ellos nos permiten abrir la boca, moverla hacia un lado o hacia el otro, proyectar los labios para hablar, cantar, reír, comer y hasta besar.

La mayoría de ellos están conectados entre sí por un eje fibromuscular llamado modiolo, en el que insertan sus fibras. Dicho eje se encuentra en los ángulos de la boca, cerca de las comisuras de los labios.

Buccinador

Su nombre deriva del latín buccina (bocina). Es el que lleva hacia atrás la comisura, aumentando la apertura de la boca.

Asimismo, nos ayuda a abombar las mejillas para soplar al silbar o tocar un instrumento de viento. Es el músculo de los flautistas y trompetitas.

Soplar con el músculo buccinador.
Para soplar necesitas del músculo buccinador. De otro modo, la tarea sería imposible.

Levator anguli oris

Este es un músculo delgado que tiene forma de lámina. Surge encima de la fosa canina del maxilar superior. Como el nombre lo indica, su función principal es elevar los ángulos de los labios.

Depresor anguli oris

Al contrario del anterior, contribuye en la expresión de los sentimientos de tristeza o molestia, así como a la apertura de la boca al hablar o comer. Es de forma triangular y está situado a cada lado del mentón.

Cigomático mayor y menor

Ambos músculos van en diagonal, desde el pómulo hasta la comisura de los labios. Ayudan a elevar el ángulo de la boca, contribuyendo con una variedad de expresiones.

Músculo cuadrado del mentón

También llamado depresor del labio inferior (o depressor labii inferioris). Como su nombre lo da a entender, es de forma cuadrangular y se encuentra en el mentón. Desplaza hacia abajo el labio, así como las comisuras.

Mentalis

Está por debajo del anterior, en la zona del mentón. El mentalis es cónico. Ayuda a dar forma a los labios al ingerir líquidos, así como al transmitir ciertos sentimientos, como tristeza, burla o desprecio.

Masetero

Es el más importante a la hora de comer. Se trata del rey de la masticación. Tiene forma rectangular y está conformado por dos fibras. Va desde el pómulo hasta la mandíbula. Es uno de los más fuertes del cuerpo.

Temporalis

Aunque aparentemente está alejado de la boca, este músculo en forma de abanico, en el costado de la cabeza (desde las sienes hasta detrás de las orejas), ayuda a cerrar la boca y a mover la mandíbula para masticar la comida.

Risorio

El risorio se encuentra a los lados de la cara. Es de forma triangular, con el vértice apuntando hacia las comisuras. Realiza la función opuesta al buccinador, pues ayuda a ahuecar las mejillas.

Pese a su pequeño tamaño, es muy importante en cuanto a la función de vocalizar, ayudando a producir los sonidos del habla, junto con los cigomáticos (mayor y menor) y el orbicular. Además, como su nombre lo indica, es en gran parte el responsable de la risa.

Elevador del labio superior

Su nombre completo es levator labii superioris alaeque nasi. Es un músculo delgado que tiene forma de correa y se encuentra a ambos lados de la nariz.

Permite elevar el labio, exponiendo los dientes superiores, profundizando o aumentando la curvatura del surco nasogeniano o nasolabial. Aunque se le usa para sonreír, también ayuda a expresar desprecio.

Orbicular de la boca

El orbicular rodea toda la órbita de la boca y de los labios. Hay que decir su nombre completo para no confundirlo con el de los ojos. También se le conoce como orbicularis oris.

Consta de dos partes: una periférica y una marginal. Ambas se originan en el modiolo. Su función es producir los movimientos de los labios, abriendo y cerrando, frunciendo o torciendo. Por tanto, participa en la comunicación.

Músculos alrededor de los ojos

Alrededor de los ojos hay casi tantos músculos y de funciones tan complejas como alrededor de la boca. Veamos.

Orbicular de los ojos

Este músculo de la cara está conformado por una parte palpebral y otra orbitaria. El área palpebral conforma los párpados y la región orbitaria lo encierra concéntricamente.

El orbicular de los párpados es el que nos hace parpadear o cerrar los ojos al guiñar o al dormir. Según los expertos, los párpados se mantienen abiertos debido a que el frontal es más fuerte que el orbicular.

Por otro lado, la parte palpebral profunda, que está situada hacia el saco lacrimal, tira de los párpados y las papilas lacrimales, dilatando el mencionado saco. Dicho de otra forma, este es el músculo que nos hace llorar.

Corrugador superciliar

Este es un músculo delgado. Se encuentra en la parte interna o más bien debajo del arco superciliar. Cuando se contrae, tira de las cejas hacia el medio, contribuyendo con la expresión del ceño fruncido.

Otros músculos en la zona del párpado

En esta pequeña área de la cara hay otros músculos, cuya función guarda relación con los movimientos del ojo, de los párpados y con la expresividad. Entre estos se tienen los siguientes:

  • Corrugador y prócer: mueven las cejas, enarcándolas o relajando.
  • Elevador del párpado superior: trabaja en conjunto con el orbicular para abrir los ojos.

Músculos de la nariz

En la nariz y a su alrededor hay más músculos de lo que podríamos creer. Aunque son pequeños y con poca movilidad relativa. La mayoría participa de la función respiratoria y en la expresividad.

Uno de los principales es el nasal o nasalis. Se encuentra a cada lado del dorso de la nariz. Consta de dos partes: una alar y una transversal.

Comprime la abertura nasal, ayudando en la respiración profunda. En esta misma medida, puede transmitir la idea de ira.

Por su parte, el procerus es un pequeño músculo con forma piramidal o de abanico. Se encuentra encima del puente; esto es, entre las cejas. Por lo tanto, es el músculo del ceño fruncido.

Otros músculos de la nariz son los siguientes:

  • Mirtiforme: ayuda a cerrar los agujeros de la nariz (aunque solo hasta cierto punto).
  • Transverso y dilatador: trabajan juntos para abrir o dilatar las aletas de la nariz.

Músculos de las orejas

En las orejas, o más bien alrededor, hay músculos también. Para algunos animales resultan de utilidad, pues les ayuda a orientar el oído hacia el sonido.

Exactamente son 3:

  • Auricularis anterior: tiene forma de triángulo, con el vértice hacia la oreja. Como su nombre lo indica, está ubicado en la cara anterior del pabellón.
  • Auricularis posterior: es el más pequeño. Está formado por dos o tres fibras que se insertan en el mastoides del temporal.
  • Auricularis superior: está en la parte de arriba del pabellón, hacia el temporal.
No se pueden mover músculos de las orejas.
Los músculos de las orejas no se pueden mover con facilidad, como lo hacen ciertos animales.

Otros músculos de la cara

En la cara hay otros músculos, aunque no son tan visibles. Y pese a que no los percibimos al mirarnos en el espejo, tienen funciones importantes. Tal es el caso del pterigoideo externo.

Este músculo se ubica en la parte superior del maxilar inferior. Participa en el proceso de masticación y es el responsable de la apertura de la boca. De modo que también interviene cuando hablamos, reímos o gritamos.

Y por último, el occipitofrontal. Es un músculo grande, que se extiende desde las cejas hasta el hueso occipital. El occipitofrontal es el que produce la arruga de la frente, que se marca cuando nos mostramos sorprendidos.

Ejercita los músculos de la cara

Nuestra vida depende del buen funcionamiento de los músculos de la cara. Así es. Son muy importantes. Los necesitamos para comer, para hablar y pedir ayuda, para relacionarnos con los demás.

Aunque la mayoría no lo hace o no muy a menudo, es posible ejercitar los músculos como si fuéramos a un gimnasio. Existen, por ejemplo, rutinas de yoga facial, que no solo los tonifican, sino que además te ayudarán a verte joven.

Y es que junto con la resequedad, uno de los factores que hacen que el rostro se vea flácido es la pérdida del tono en la musculatura facial. Así que sonríe: la sonrisa es el mejor ejercicio para los músculos de la cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *