Por qué el COVID-19 probablemente mató a más personas de las que creemos

Por qué el COVID-19 probablemente mató a más personas de las que creemos

Si bien el recuento oficial muestra que más de 5 millones de personas han muerto a causa de la enfermedad, un nuevo estudio de bajas no reportadas en varios países indica que el COVID-19 en realidad mató a cientos de miles de personas más de lo que documentan los registros gubernamentales (REUTERS)

A medida que el número de víctimas del COVID-19 se disparó a un ritmo alarmante el año pasado, algunos temían que funcionarios de los gobiernos no informaran sobre varias pérdidas relacionadas con el coronavirus y que la cifra real de muertos fuera mucho mayor en todo el mundo.

Si bien el recuento oficial muestra que más de 5 millones de personas han muerto a causa de la enfermedad, un nuevo estudio de bajas no reportadas en varios países indica que el COVID-19 en realidad mató a cientos de miles de personas más de lo que documentan los registros gubernamentales.

En 202051 países reportaron 3.140 muertes más en promedio de lo que normalmente ven en un año, muestra la investigación. El COVID-19 probablemente causó ese pico letal, pero las autoridades sanitarias no vincularon estas muertes inexplicables con la enfermedad, según un equipo de investigadores de la Escuela de Negocios de Harvard (HBS).

De hecho, el número de muertes reales en algunos países, como Ecuador y Boliviafue más del triple del número reportado, lo que representa decenas de miles de pérdidas que nunca se atribuyeron a la pandemia. Estados Unidos registró el mayor número de muertes inexplicables en 2020: un total de 50.876, muestra la investigación.

“Nos sorprendió la magnitud de lo que estábamos viendo”,

Ethan Rouen, profesor asistente de la Unidad de Contabilidad y Gestión de la Escuela de Negocios de Harvard, que realizó el estudio con el profesor de HBS George Serafeim y el candidato a doctorado de HBS Botir Kobilov. “Esto era algo que se estaba cubriendo mucho en los medios de comunicación, pero no hubo una investigación real centrada en ello”.

Las cifras de muertes inexplicables varían ampliamente

«Si los números no son precisos, entonces no podemos identificar con precisión qué esfuerzos de mitigación son los mejores” (REUTERS)

El nivel de subregistro varió significativamente de un país a otro, señaló el equipo de investigación en un artículo reciente en el Journal of Economics and Government llamado “Predictable Country-Level Bias in the Reporting of COVID-19 Deaths”.

En el extremo más alto, Ecuador y Bolivia tuvieron 2,5 veces más muertes inexplicables por mes de lo que normalmente vieron cuando los investigadores compararon las cifras de 2020 con los totales históricos de los tres a cinco años anteriores. Esto equivale a un exceso de más de 300 muertes por cada 100 que informaron de COVID-19, según los investigadores.

Otros países con un total de muertes inexplicables significativamente alto: Perú, que tuvo un exceso de 160% de muertes; y República Kirguisa, España, México y Polonia, cada uno con entre 50 y 100% de muertes en exceso. En el extremo inferior, Japón y Bulgaria tuvieron pocas muertes inesperadas.

En términos porcentuales, EEUU se ubicó justo debajo de la mitad del grupo, en 32 de los 51 países que examinaron los investigadores, con un 9,5% de muertes en exceso. “Es de esperar que esté en el medio”, dice Rouen, “ya que de todos los países, tiene el sistema de informes más difuso, con variaciones de muchos estados diferentes”.

Sin embargo, EEUU tuvo totales de muerte por COVID-19 mensuales más altos que otros países, con un máximo de 80.000 por mes, en comparación con menos de 40.000 para el siguiente país más alto, Brasil, convirtiendo incluso ese bajo porcentaje de muertes en exceso en el alto número de más de 50.000 personas cuyas muertes no se contabilizaron oficialmente entre las pérdidas pandémicas en 2020.

Los países que requieren mascarillas evitan reportar muertes por COVID-19

Para explicar la amplia variación en el subregistro, los investigadores especularon que los países con políticas de mitigación más estrictas, como las que requieren máscaras y distanciamiento social, verían tasas más altas de subregistro (REUTERS)

Para explicar la amplia variación en el subregistro, los investigadores especularon que los países con políticas de mitigación más estrictas, como las que requieren máscaras y distanciamiento social, verían tasas más altas de subregistro (REUTERS)

Los investigadores de HBS recopilaron los números mensuales de muertes durante la pandemia en cada uno de los 51 países de una variedad de fuentes, incluidos informes del New York Times y la base de datos de la Comisión Europea, Eurostat. Compararon esos datos con cifras de los mismos meses durante los últimos tres a cinco años para calcular el exceso de muertes. Restar el número de muertes oficiales por COVID-19 para cada país les ayudó a evaluar el potencial subregistro.

“Ha habido mucha investigación sobre el coronavirus en términos de salud y esfuerzos de mitigación, pero como contadores, sentimos que podíamos aportar una perspectiva única”, subraya Rouen.

Para explicar la amplia variación en el subregistro, los investigadores especularon que los países con políticas de mitigación más estrictas, como las que requieren máscaras y distanciamiento social, verían tasas más altas de subregistro. “Las políticas más estrictas podrían presionar públicamente a los políticos para que no denuncien las muertes, solo para demostrar que sus políticas están funcionando”, sostiene Kobilov.

De hecho, los países con políticas más estrictas tenían, en promedio, un 59% más de muertes en exceso inexplicables, es decir, 159 muertes por cada 100 reportadas por COVID-19.

“Cuando los gobiernos piden a los ciudadanos que hagan sacrificios”, agrega Rouen, “se inclinan a exagerar los efectos positivos de esos sacrificios”.

En la misma línea, los países con políticas menos estrictas no informaron a una tasa más baja, un promedio de 28%. “Estos son lugares que afirman valorar la libertad; dicen, la gente tiene su propia agencia”, destaca Rouen. “Por lo tanto, es su responsabilidad si se enferman o no, para que los gobiernos tengan menos miedo a ser culpados”.

Problemas de salud relacionados con un mayor subregistro

Los países con una menor capacidad para atender a pacientes enfermos antes de la pandemia tendían a subnotificar más las muertes por COVID-19 (REUTERS)

Los países con una menor capacidad para atender a pacientes enfermos antes de la pandemia tendían a subnotificar más las muertes por COVID-19 (REUTERS)

Los investigadores también encontraron que la capacidad de atención médica afectó el grado de potencial subregistro. Los países con una menor capacidad para atender a pacientes enfermos antes de la pandemia tendían a subnotificar más las muertes por COVID-19; en promedio, estos países tuvieron un exceso de muertes inexplicables del 53%, en comparación con un promedio del 23% para los países con mayor capacidad de atención médica prepandémica. Una vez más, los investigadores especularon que el subregistro era peor en estas áreas porque los legisladores temían que los ciudadanos los culparan, en este caso, por no prepararse adecuadamente para la crisis de salud.

“Si bien estos temores pueden ser comprensibles para los gobiernos que no están preparados para lidiar con la magnitud de una pandemia, en última instancia son contraproducentes”, detallan los autores. Y aseguran: “Especialmente en los primeros días de la pandemia, los países enfrentaron una increíble cantidad de incertidumbre sobre la mejor manera de combatir la enfermedad. Dicho esto, los funcionarios del gobierno deberían haber compartido la imagen real del peaje que estaba cobrando la enfermedad, en lugar de restar importancia al número de vidas perdidas”.

“Estábamos en un gran juego de adivinanzas sobre la mejor manera de detener la propagación”, indica Rouen. “Si los números no son precisos, entonces no podemos identificar con precisión qué esfuerzos de mitigación son los mejores”.

El equipo de investigación no estudió los datos en 2021, por lo que no está claro si los funcionarios del gobierno continúan informando menos de las muertes por COVID-19. Pero Rouen espera que los líderes hayan aprendido a estas alturas que proporcionar datos precisos sobre las muertes podría ayudar a prevenir más víctimas.

“En tiempos de crisis, los líderes deben ser valientes y no temer las críticas”, explica Rouen. “El gobierno va a necesitar pedirle a la gente que haga sacrificios, y no todos darán los frutos esperados. Deben tener fe en sus electores, que pueden perdonar los errores siempre que se cometan en el interés genuino del bien común“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *