COVID-19 en Europa: Bélgica se suma a la lista de países que estudian retomar restricciones ante un pico de contagios

COVID-19 en Europa: Bélgica se suma a la lista de países que estudian retomar restricciones ante un pico de contagios

El escepticismo sobre las vacunas es alto en Europa central y oriental y, como resultado, la región se ha convertido en un punto de acceso del virus

Las cifras de coronavirus crecían con rapidez en Bélgica, y el gobierno consideraba el martes recuperar algunas medidas contra la pandemia que se relajaron apenas hace unas semanas.

Los contagios diarios en el país de 11 millones de habitantes crecieron un 75%, a 5.299 casos diarios la semana pasada. Las hospitalizaciones han subido un 69%, hasta 102 diarias. Las muertes han subido ligeramente, con una media de 13 diarias.

Para frenar la tendencia, gobierno y autoridades regionales tenían previsto endurecer las restricciones el martes, aunque sin llegar a un confinamiento. Los indicios apuntaban a que las autoridades barajaban aumentar el uso obligatorio de mascarillas y pasaportes de virus.

La urgencia era tal que la reunión se había adelantado tres días.

Los requisitos sobre mascarillas y otras medidas se relajaron este mes. Aunque podrían recuperarse algunas restricciones, el ministro de Salud, Frank Vandenborucke, descartó medidas drásticas.

“Los bares y restaurantes seguirán abiertos. Los niños deben ir a la escuela, es importante. Pero quizá volveremos a más mascarillas”, dijo el lunes por la noche a la televisora VRT.

Los bares y restaurantes seguirán abiertos (Foto: REUTERS/Johanna Geron)Los bares y restaurantes seguirán abiertos (Foto: REUTERS/Johanna Geron)

Había conversaciones similares en la vecina Holanda, donde el gobierno consultó a expertos si debía reintroducir las restricciones contra la pandemia dadas las altas tasas de contagios. Holanda tiene una de las tasas de contagio que más rápido suben de Europa.

El escepticismo sobre las vacunas es alto en Europa central y oriental y, como resultado, la región se ha convertido en un punto de acceso para el virus.

El lunes entraron en vigor restricciones más estrictas en Rumania y la República Checa, mientras que en Eslovaquia se ampliaron las normas más estrictas a más regiones. En Bulgaria, la policía comenzará a imponer multas a las personas que rompan las restricciones a partir del lunes. Polonia también advirtió que consideraría restricciones más estrictas.

En Rumania, donde un viceministro lamentó el sábado una “situación de desastre”, el gobierno reintrodujo el toque de queda e hizo que los pases de salud fueran obligatorios para ingresar a la mayoría de los lugares públicos.

Si bien los expertos han dicho que la falta de confianza en las instituciones públicas causada por décadas de gobierno comunista ha alimentado el escepticismo sobre las vacunas en la región, había señales de que ahora más personas estaban recibiendo un golpe.

El escepticismo sobre las vacunas es alto en Europa central y oriental 
 (Foto: REUTERS/Evgenia Novozhenina)El escepticismo sobre las vacunas es alto en Europa central y oriental (Foto: REUTERS/Evgenia Novozhenina)

En Rumania, las autoridades dijeron que las vacunas aumentaron la semana pasada, mientras que en la República Checa el número diario de dosis administradas fue el más alto desde fines de agosto.

Restricciones en otros países

Los funcionarios de salud chinos advirtieron el domingo que su último grupo de contagiados, causado por la variante Delta altamente transmisible, se iba a probablemente extender mucho más.

Beijing prohibió la entrada de personas de otras ciudades con maletas y cerró lugares cerrados como algunos salones de ajedrez y cartas, incluso en distritos sin infecciones. Aunque las cifras de infección son mucho menores que en muchos lugares fuera de China, las autoridades han adoptado una estrategia de tolerancia cero.

Nueva Zelanda registró su segundo recuento diario más alto de casos de COVID-19 desde que comenzó la pandemia, con 109 nuevos casos de coronavirus adquiridos localmente reportados el lunes, la mayor parte de ellos en su ciudad más grande, Auckland.

Una vez alabada por su éxito en la erradicación del virus, Nueva Zelanda ha estado luchando con un brote de la variante Delta centrado en Auckland, a pesar de que la ciudad permanece bajo un estricto bloqueo durante más de dos meses.

(Con información de AP y Reuters)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *