Residentes de La Nueva Barquita denuncian son amenazados de desalojo

Residentes de La Nueva Barquita denuncian son amenazados de desalojo

El no poder velar a sus muertos dentro de los apartamentos no es el único problema que enfrentan los moradores de La Nueva Barquita. Ahora quienes fueron beneficiados con un nuevo techo por parte del Gobierno están siendo emplazados para abandonarlas.

El Patronato que administra el proyecto ha estado enviando cartas a algunos moradores, dándoles plazo de diez y tres días para desocupar las viviendas de forma voluntaria.

La razón es que han dejado de pagar la mensualidad de 1,000 pesos por concepto de mantenimiento, regla que fue impuesta por la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), antes de que se iniciara el traslado de las 1,498 familias (Barquita este y norte) en junio del año pasado.

“A mi tendrán que matarme antes de sacarme de mi casa con mis cuatro muchachos”, aseguró Carmen Luisa de la Cruz, quien ha sido emplazada por diez días para abandonar el apartamento que se le asignó, porque tiene una deuda de unos RD$9,000.

La joven que está a la espera de su segundo hijo, dice que al igual que ella, muchos en el condominio no pueden pagar mensualmente los mil pesos, además de que si se atrasan dos días, les aplican una mora de 200 pesos.

Otro de los residentes que recibió la comunicación del patronato, bajo la firma de Xiomara Reynoso, es José Miguel Avelino del Rosario, quien está obligado a salir de la vivienda porque estaba a nombre de su hermana que murió recientemente.

Su hermana, Isabel del Rosario, quien según cuenta José Miguel, residía en la vieja Barquita desde los años 70, fue a quien se le dio el apartamento, pero murió hace 18 días.

Asegura que él vivía con ella y la madre de ambos, y que fue quien se hizo cargo de sostener a su hermana que sufría de depresión crónica hasta su muerte.

“Por la enfermedad y los problemas nos atrasamos en el pago y le llevamos una notificación de su fallecimiento, pero ahora ellos alegan que yo estoy viviendo ilegal en el apartamento y tengo que salirme”, explicó. A José Miguel Avelino se le dio un plazo de tres días para que salgan del apartamento.

Filtración e incendio

A doña Antonia Velandroi se le quemó su apartamento y parte de sus pertenencias quedaron en cenizas. Según cuenta desde que se mudó reportó al patronato que el edificio tenía filtración y que el agua se corría por las bombillas.

“Dos meses pasé reportando la situación antes de que ocurriera el incendio”, aseguró.

Cuenta que el Patronato no hizo caso a sus reclamos y por ello hace ocho meses, justo el día en que los bomberos limpiaban las calles para la visita de la primera dama, se incendió su vivienda.

Sus dos nietas de cinco y dos años estaban en la habitación donde se inició el fuego, pero fueron sacadas por los vecinos, quienes rompieron las ventanas para rescatarlas.

Velandroi estaba acompañando a su hija a la parada de autobús cuando pasó, pero lo que lamenta es que el patronato afirma que quienes iniciaron el fuego fueron sus nietas.

Explicó que acudieron brigadas de la compañía de electricidad y le informaron a ella y al Patronato que había un problema con el alambrado eléctrico, que sumado a la filtración causó el incendio.

“Ellos me dijeron (el Patronato) que para arreglar el apartamento tengo que salirme y yo no me he ido porque lo que quieren es dejarme en la calle”, manifestó.

Reclamó que los bomberos no fueron al lugar sino que se quedaron limpiando la calle para la llegada de la primera dama, quien inauguraría la estancia infantil del proyecto.

También dijo que ha sido asediada por un hombre que acude en las noches a tocar su puerta amenazándola con que abandone el lugar.

“Me dice que por qué yo sigo aquí y que ‘el Pin’ es quien lo manda”. 

‘El Pin’ es como se le conoce al encargado de mantenimiento del condominio y quien envía a cobrar la mensualidad.

Falta de escuela

Otra queja es la falta de una escuela primaria en el proyecto, debido a que hay niños que no están recibiendo docencia y el centro educativo más cercano no tiene capacidad para admitirlos.

La escuela de La Javilla, sector donde está ubicada La Nueva Barquita, es el único centro educativo del nviel primario de la zona, por eso quienes continúan estudiando lo hacen en escuelas de Los Mina. El proyecto cuenta con un liceo y una estancia infantil.

Reglas para vivir en La Nueva Barquita 

Entre las 13 reglas para vivir en el proyecto de unos 4,000 millones de pesos están: no ocupar espacios públicos para ventas informales, no tener animales y pagar a tiempo los gastos de mantenimiento.

Antes de la mudanza se les dio a los moradores el listado de las normas advirtiéndoles que de ser quebrantadas, correrían el riesgo de ser expulsados del proyecto inaugurado el 29 de junio del pasado año por el Presidente de la República, Danilo Medina.

Otra de las reglas de la lista indica que el uso de la vivienda será sólo para el fin que se asignó. “No se podrá alquilar, ceder su apartamento a tercera persona, no se permitirá el hacinamiento (personas en exceso viviendo bajo el mismo techo)”.

Comentários no Facebook