Awilda dice se ensañan con ella por desobedecer órdenes Germán

Awilda dice se ensañan con ella por desobedecer órdenes Germán

Como un absurdo y una demostración del ensañamiento con ella, calificó ayer la suspendida jueza Awilda Reyes Beltré la solicitud del Ministerio Público (MP) para que se le revoque la medida de coerción consistente en arresto domiciliario, y sea devuelta a la cárcel.

Rechazó que esté utilizando tácticas dilatorias en el juicio disciplinario que dijo, ella misma había solicitado en marzo del 2016, y que el Consejo del Poder Judicial (CPJ) decidió sobreseer o suspender hasta tanto intervenga sentencia sobre el fondo del proceso penal que paralelamente se le sigue.

Sostuvo que la tienen acorralada en un paredón solo porque no hizo lo que el presidente del Poder Judicial, Mariano Germán, quería que ella hiciera, y que ahora que es “vox populi” que él se va del poder, no quiere dejarla en la Suprema Corte de Justicia y por eso quieren hacerle un juicio acelerado.

En entrevista para HOY, Reyes Beltré hizo una cronología del juicio disciplinario al que está sometida; de las violaciones a la Constitución, a la ley y a sus derechos por parte de sus juzgadores, y mostró las que considera pruebas de sus aseveraciones.
Su gran pecado. Fue “no ser dócil ni obediente a Mariano (Germán) y decirle sus verdades que él no quería oir, porque para él, su honra y la de sus hijos es sagrada, y la defiende a costa de la honra de otro”, aseguró la suspendida jueza, acusada de supuesta prevaricación durante el ejercicio de sus funciones.

Sostuvo que el presidente de la SCJ la amenazó directamente con hacerle daño y ella lo desafió a que lo haga.

Petición sin fundamento. La jueza de la Cuarta Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional dijo que la petición del MP para que le revoquen la prisión preventiva no tiene fundamento, porque además de que el CPJ no tiene facultad para hacer eso, sus no comparecencias al juicio están fundamentadas.

“La del miércoles fue con un certificado médico, ya que en la audiencia del lunes el Tribunal ni siquiera hizo un receso para almorzar ni tomar agua, y yo tengo una condición migrañosa que la conoce todo el mundo, que es enemiga de ese tipo de desarreglos, y yo estaba allí desde temprano sin siquiera desayunar”, resaltó Reyes Beltré.

Agregó que todos los demás aplazamientos por los que el MP considera que ella debe ser devuelta a prisión a fin de garantizar su presencia en el juicio, han sido por pedimentos que ha hecho sustentados en la ley y en la Constitución, y para cuya contestación el CPJ se ha tomado hasta tres meses.

“Es decir, que pedir que me revoquen la medida de coerción es una actitud demasiado agresiva y en total desconocimiento de que yo soy un ser humano que tengo derecho hasta a enfermarme”, dijo.

¿Por qué la prisa? Según Awilda, en todo su accionar durante el juicio disciplinario el tribunal ha demostrado “que hay una prisa anormal en conocer el proceso y destituirla”. Dijo que ella también tiene interés en que sea lo más rápido posible, pero siempre y cuando ella pueda ejercer su derecho.

Le objetan testigos claves. Señaló entre las tantas “barbaridades” y “absurdos” del tribunal, el rechazo a la lista de testigos a descargo que encabeza el presidente de la SCJ, la cual presentó el 17 de diciembre del 2016, y tres meses después cuando se fijó audiencia estaba pendiente de fallo.

“Cuando le pedimos que proceda a la citación de los testigos para la próxima audiencia, el tribunal, sin el Ministerio Público pedírselo, se destapa diciendo que ellos me dieron un plazo para depositar la lista de testigos y que como yo no lo hice en ese plazo, ellos procedieron a rechazarla”.

Refirió que cuando se le dio ese plazo ella no tenía abogado por lo que el tribunal, cuando entró su defensa, tenía que habilitarle los plazos.

Indicó que para poder rechazar un medio de prueba el tribunal tenía que justificar y no lo hizo, “amén de que estamos en una justicia rogada”.

Absoluta arbitrariedad. Señaló que el tribunal incluso se negó a notificarle de nuevo parte de las pruebas documentales que no son visibles, como el recibo firmado por ella supuestamente devolviendo un dinero que, insistió, el presidente de la SCJ y el exprocurador Francisco Domínguez Brito deben decir dónde está.

“Es decir, una total y absoluta arbitrariedad”, dijo.

Cronología del proceso. El 17 de noviembre del 2015 el CPJ suspendió a Reyes Beltré sin disfrute de salario.
El primero de marzo 2016, Reyes Beltré solicitó al CPJ un juicio disciplinario.

El 17 de marzo el CPJ sobreseyó dicha solicitud hasta tanto intervenga sentencia sobre fondo.

– En octubre del mismo año “ de buenas a primera y sin previa notificación me fijan el juicio disciplinario”, puntualizó diciendo Reyes Beltré.

Comentários no Facebook