Papa Francisco acepta viajar a Canadá en el marco del «proceso de reconciliación con los pueblos indígenas»

Papa Francisco acepta viajar a Canadá en el marco del «proceso de reconciliación con los pueblos indígenas»

El Papa Francisco ha aceptado viajar a Canadá para ayudar a los esfuerzos de reconciliación con los pueblos indígenas tras las revelaciones escandalosas sobre el papel de la Iglesia católica en los abusos y muerte de miles de niños nativos, afirmó el Vaticano este miércoles.

La oficina de prensa de la Santa Sede dijo en un comunicado que la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos ha invitado al Papa a realizar un viaje apostólico al país «también en el contexto del proceso pastoral de reconciliación con pueblos indígenas». El comunicado no explicó por qué era necesaria la reconciliación.

Francisco «ha indicado su disposición a visitar el país en fecha a determinar oportunamente», dice el comunicado.

La peregrinación podría ser la oportunidad para que el Pontífice ofrezca una disculpa como exigen muchos canadienses.

Dado el tiempo que se necesita para organizar una visita papal, parece improbable que se realice este año.

Francisco ya había aceptado reunirse en diciembre con sobrevivientes indígenas de las tristemente célebres escuelas residenciales. La conferencia de obispos dijo en ese momento que el Papa había invitado las delegaciones al Vaticano y se reuniría por separado con tres grupos -primeras naciones, metis e inuit- durante la visita del 17 al 20 de diciembre. Luego presidiría una audiencia final con los tres grupos el 20 de diciembre, según la conferencia episcopal.

En principio no estaba claro si se realizaría la reunión en el Vaticano o si la reemplazaría el viaje papal.

Meses atrás, investigadores en Canadá dijeron que por medio de un radar de penetración de tierra descubrieron cientos de tumbas sin nombre en terrenos de dos escuelas residenciales para niños indígenas. Ante el hallazgo de más de 600 tumbas en una escuela y 215 cadáveres en otra, se alzaron voces, incluso del primer ministro Justin Trudeau, a favor de una disculpa formal del papa.

Desde el siglo XIX hasta la década de 1970, más de 150.000 niños indígenas fueron obligados a asistir a escuelas residenciales cristianas financiadas por el gobierno para asimilarlos en la sociedad canadiense. Miles de niños murieron de enfermedades u otras causas; otros jamás regresaron a sus familias.

Casi tres cuartos de las 130 escuelas residenciales fueron regentadas por órdenes misioneras católicas. Otras lo fueron por las iglesias Presbiteriana, Anglicana y la Iglesia Unida de Canadá, la mayor iglesia protestante del país.

El gobierno canadiense presentó una disculpa formal en 2008. Además lo hicieron las iglesias Presbiteriana, Anglicana y Unida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *