Crisis de submarinos: Australia dice que ya había comunicado a Francia sus dudas y Reino Unido defiende su posición

Crisis de submarinos: Australia dice que ya había comunicado a Francia sus dudas y Reino Unido defiende su posición

El primer ministro australiano, Scott Morrison, rechazó el domingo las acusaciones de Francia de que su gobierno mintió sobre sus planes de cancelar un contrato de compra de submarinos franceses, afirmando que ya había planteado sus «profundas y graves reservas» sobre el acuerdo «hace algunos meses».

«Creo que tenían todas las razones para saber que teníamos profundas y graves reservas sobre el hecho de que las capacidades del submarino de clase Attack no respondían a nuestros intereses estratégicos y dejamos muy claro que tomaríamos una decisión en función de nuestro interés estratégico nacional», declaró Morrison en una rueda de prensa en Sídney.

Francia está furiosa por la decisión de Australia de retirarse del acuerdo de 90.000 millones de dólares australianos (65.000 millones de dólares, 56.000 millones de euros) de compra de submarinos franceses en favor de buques de propulsión nuclear estadounidenses.

El gobierno francés llamó a consultas a sus embajadores en Canberra y Washington, y acusó a Australia y a Estados Unidos de mentir sobre la ruptura del contrato, al tiempo que habló de «grave crisis» entre aliados.

El primer ministro australiano dijo que entendía la «decepción» del gobierno francés, pero afirmó que había planteado problemas con el acuerdo «hace algunos meses», al igual que otros ministros del gobierno australiano.

Morrison dijo que habría sido una «negligencia» seguir adelante con el contrato a pesar de que los servicios de inteligencia y de defensa de Australia le habían aconsejado que iría en contra de los intereses estratégicos del país.

«No me arrepiento de la decisión de anteponer el interés nacional de Australia. Nunca me arrepentiré», afirmó.

Por su parte, el ministro de Defensa, Peter Dutton, dijo este domingo que su gobierno había sido «franco, abierto y honesto» con Francia acerca de sus preocupaciones sobre el acuerdo, que estaba por encima del presupuesto y con años de retraso.

Dutton dijo haber expresado personalmente esas inquietudes a su homóloga francesa, Florence Parly.

Según Dutton, Canberra no estaba en condiciones de comprar buques franceses de propulsión nuclear debido a las necesidades de mantenimiento cada diez años, que incluyen el reabastecimiento nuclear, lo que no ocurre con los submarinos estadounidenses.

Los submarinos de propulsión nuclear son más autónomos que los de propulsión convencional (diésel-eléctrica).

Por su parte, la nueva ministra británica de Exteriores, Liz Truss, defendió la posición de Londres en el acuerdo de defensa con Estados Unidos y Australia.

Este acuerdo muestra la preparación del Reino Unido en «demostrar firmeza en la defensa de nuestros intereses» y «nuestro compromiso para la seguridad y la estabilidad de la región indo-pacífica» escribe Truss en una tribuna publicada este domingo por el Telegraph.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *