Administración de Abinader ha intentado dos veces colocar impuestos… y no ha podido

Administración de Abinader ha intentado dos veces colocar impuestos… y no ha podido

Justo el día de ayer, el presidente Luis Abinader dijo que continuará consultando con el pueblo muchas de las decisiones que toma desde el Gobierno, a pesar de las críticas, porque entiende que eso es parte del «liderazgo moderno».

«Me dicen y me critican mucho porque hacemos consultas y a veces nos convencen de cosas que hemos decidido, bueno pues que me sigan criticando, porque yo voy a seguir consultando y voy a seguir hablando con la gente, tomando decisiones en conjunto, convenciéndoles de que esto es lo que más le conviene y muchas veces me convencen a mí pero esa es la nueva forma de gobernar y lo seguiremos haciendo», manifestó el mandatario en medio de otorgar las palabras centrales del acto en que encabezaba en el club San Carlos.

Las declaraciones del presidente se produjeron justo la mañana después de que afirmara de que no se va a presentar una reforma fiscal ya que «no es el momento para pedirle otro esfuerzo a la población», tras haber dicho que la misma era «necesaria» debido al déficit fiscal.

Varios sectores de la población habían mostrado su rechazo a la posibilidad de esa reforma, que se vio intensificado luego de que se filtrara un documento no oficial con los impuestos que traería la propuesta del Poder Ejecutivo. Desde el Gobierno manifestaron en varias ocasiones que esa no era lo que presentaría el jefe de Estado ante el Congreso Nacional.

Esta fue la segunda vez en los últimos dos años de gobierno, en que el mandatario le da para atrás a un intento colocar un nuevo paquete de impuesto.

En octubre del 2020, mientras el gobierno presentaba su proyecto de presupuesto para este año en curso, trascendió que el Poder Ejecutivo pretendía gravar los servicios digitales y el salario número 13 que se entrega en Navidad, además de imponer un impuesto transitorio de 3% por usar tarjeta en operaciones de moneda extranjera, entre otros cobros, lo que caldeó los ánimos de la población que de inmediato reaccionó y llenó las redes sociales, advirtiendo al presidente que se prepare para enfrentar paros, huelgas y marchas continuas, mientras el hashtag del #SeVan se pegaba pero en esa ocasión funcionaba en su contra.

Tras los rechazos, anunció que retirará la propuesta de nuevos impuestos que habían depositado a través del proyecto general de presupuesto 2021 que ya había sido sometido al Congreso Nacional.

El mandatario habló justo una semana de someter el nuevo proyecto del presupuesto y dijo que retiraba la propuesta de nuevos impuestos debido a que alcanzó a un acuerdo con el sector financiero y la empresa minera Barrick Gold, de modo que recibirán “adelantos de sus compromisos con el Estado”.

Esos adelantos, según dijo el presidente de la República, le permitirán disponer de “los recursos equivalentes a las nuevas medidas impositivas propuestas en el proyecto de ley de presupuestos”.
El presidente de la República no explicó en esa oportunidad las condiciones en las que se produjeron esos acuerdos con la empresa minera y con el sector financiero.

La de este año

Antes del discurso del martes, la propuesta de reforma fiscal estaba supuesta a ser debatida durante el marco del diálogo de las reformas convocado por el Poder Ejecutivo, sin embargo, durante la última reunión, el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, dijo que por «razones de tiempo» el Gobierno central no contemplaba que el tema de la reforma fiscal sea debatido en una de las mesas de trabajo del Consejo Económico y Social (CES).

La idea que manejan las autoridades es que el presidente Luis Abinader se la presentaría a los principales actores políticos y sociales con el fin de socializar las medidas que proponen.

Las críticas no cesaron desde el momento en que los miembros del gabinete e incluso varios empresarios expresaron públicamente su desacuerdo hacia la imposición de la misma.

Entre ellos, la Asociación de Industriales de la República Dominicana (AIRD) quienes mediante un comunicado señalaron que no es el momento para una “reforma fiscal apresurada”, la cual pondría un freno y constituiría un obstáculo para la recuperación económica del país tras el embiste de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“Es necesario poner fin al cortoplacismo en materia fiscal y acogernos al mandato de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo que indica que el Consejo Económico y Social es el espacio para la discusión y concreción de pactos entre las distintas fuerzas económicas y sociales que permitan la adopción de políticas que, por su naturaleza, requieren un compromiso del Estado y el concurso de toda la nación, como lo es el Pacto Fiscal”, indicaron en ese documento de prensa.

Conscientes de que el tema ha sido impopular en la población, los dirigentes del opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se mostraron en contra de que el Gobierno aplique una nueva reforma fiscal y tributaria en el país asegurando que «aún no es tiempo» debido a la crisis económica que afecta el país luego de la llegada del Covid-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *