«Haaland se rio y se dio la vuelta al pedirle su camiseta»

«Haaland se rio y se dio la vuelta al pedirle su camiseta»

El pasado 7 de septiembre sucedió algo que sorprendió a los espectadores que presenciaron el partido entre Noruega y Gibraltar. Ambas selecciones se enfrentaron en Oslo en un encuentro perteneciente a la fase de clasificación para el próximo Mundial. Con Haaland como estrella, los noruegos golearon por 5-1, con hattrick del delantero del Dortmund.

Pero, al término del encuentro, sorprendió que ningún jugador de la selección visitante le pidió la camiseta a Haaland. El noruego, convertido ya en estrella, está acostumbrado a tener que cambiar su camiseta en la mayoría de partidos, y más cuando se enfrenta a rivales humildes.

Foto de Erling Braut Haaland

Erling Braut Haaland

  • B. Dortmund
  • Delantero
  • Noruega
  • Noticias
  • Estadísticas

Reece Styche, delantero de la selección gibraltareña y autor del único tanto de su selección ante Noruega, explicó al periódico The Sun que «ninguno» de ellos «quería la camiseta de Haaland». El motivo se remonta a marzo, cuando ambas selecciones se enfrentaron por primera vez en la historia en uno de los encuentros de la fase de clasificación.

Aquel partido acabó con una victoria de los noruegos por 0-3. Sin embargo, Haaland no fue capaz de anotar en ese encuentro y fue sustituido en la segunda parte. Según Styche, eso hizo que estuviera «de mal humor». Al término del partido, el capitán gibraltareño Roy Chipolina pidió la camiseta a Haaland.

Styche, delantero del Hednesford Town de la séptima división inglesa, explicó la situación: «Después de que ambos terminaran sus entrevistas para la televisión, Roy le dijo: ‘Mi hijo es un gran admirador tuyo, ¿te importaría que intercambiáramos las camisetas?’ ¡Haaland simplemente se rio, se dio media vuelta y se fue!».

Los gibraltareños están profundamente decepcionados con la actitud del noruego desde entonces. «Tuvo la oportunidad de hacer el día, el mes y el año a un niño y dijo que no», explicó Styche. «Puede comprar muchas cosas», prosiguió, «pero no puede comprar la clase, tal vez la exageración de los medios se le ha subido a la cabeza».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *